El despegue de Canard Drones

Por | 2017-03-21T08:17:02+00:00 marzo, 2017|Emprendimiento|

Los drones pueden servir, entre otras muchas cosas, para mejorar sistemas de seguridad aeroportuaria. Y, si no, que se lo digan a Canard Drones, acrónimo de Calibration of Aeronautical Navigation Aids using Augmented Reality Drones, empresa joven que, en su aún corta trayectoria, lleva ya nada menos que 16 premios internacionales de innovación desde que se creó en diciembre de 2015. Sorprendente, ¿no?

Pero, ¿cómo empezó todo? ¿De dónde surgió la idea?

La industria del transporte aéreo es la segunda del mundo en facturación después de la petroquímica. La seguridad es su prioridad número uno. Los aeropuertos de todo el mundo utilizan unas balizas visuales y de radio – sistemas de ayuda a la navegación aérea denominadas NavAids en inglés – para ayudar a que los pilotos aterricen de forma segura. Estos NavAids se inspeccionan y calibran desde el aire utilizando aviones con sensores a bordo, para cumplir con la legislación internacional y verificar su correcto funcionamiento. Este proceso tiene tres desventajas fundamentales:

1. Un coste operativo muy alto.

2. Un coste de oportunidad descomunal – dado que las pistas no están operativas mientras realizan la calibración.

3. Muy baja disponibilidad, debido a la configuración tan particular de estos aviones.

Al fundador se le ocurrió reemplazar los aviones tripulados por drones con sensores embarcados para realizar estas calibraciones de manera automática. Había un posible nicho de mercado a la vista y era claro que, además, trabajar con drones controlados podría reducir la incidencia del error humano en el proceso.

¿Cómo funciona Canard Drones?

Lo que hace realmente esta startup es reemplazar unidades de calibración actuales por drones equipados con sensores y conectados a tiempo real con un sistema de gestión de bases de datos. La compañía utiliza aeronaves no tripuladas (drones) para verificar desde el aire que las luces están calibradas, según marca la regulación internacional.

La idea fue tan brillante que la Agencia espacial Europea en Madrid ha seleccionado este proyecto para estar incubado. En el Parque Científico de la Universidad Carlos III de Madrid se encuentra su base de operaciones tras haber sido acogido un tiempo por el Vivero de empresas de Móstoles.

Desde sus inicios han obtenido 350.000 euros en financiación por premios para apoyar su proyecto. Los primeros 170.000 euros del programa Finodex les permitió a la startup sacar adelante su primer prototipo. El mes pasado cerraron una ronda de financiación de 1,2 millones de euros para mejorar algunas funciones.

Debido a sus características, como se puede apreciar en este vídeo es la solución perfecta para grandes infraestructuras con muchas luces o luces muy altas.

Y, ¿qué papel juega la tecnología? ¿Cuáles son sus principales socios?

Sus principales socios tecnológicos son Microsoft e Intel.

De hecho, recientemente Canard Drones ha cambiado a la plataforma en la nube Azure de Microsoft para realizar la función de capturar los datos de los aviones no tripulados y crear información para aeropuertos y otros clientes reduciendo el tiempo necesario para realizar la calibración en un 75 % (pasando de 8 a 2 horas).

En este vídeo es posible ver cómo ahorra costes y tiempo a los aeropuertos.

La compañía ha sido premiada también por Google, la Comisión Europea o el Foro de Innovación Aeroportuaria, celebrado en Silicon Valley (USA), entre otros organismos.

Las 6 claves de éxito de Canard Drones

Si aún dudas por qué esta idea está teniendo tanto éxito, basta con que conozcas algunas de sus principales ventajas con respecto a otros sistemas de verificación actuales:

  • Inspecciones de vuelo de alta precisión
  • Ahorro de costes en los aeropuertos
  • La calibración es automática, no hay error humano
  • La pista permanece más tiempo activa, ya que en el proceso de calibración se cierra las pistas al tráfico
  • Se produce menos contaminación, especialmente acústica
  • No solo se limita a aeropuertos: también puede utilizarse en plataformas de petróleo, puertos marítimos y demás sectores
Y ahora, la pregunta del millón ¿Qué le depara el futuro a Canard Drones?

A falta de tener la bola mágica de cristal para saberlo con precisión, lo que sí es un hecho real a día de hoy, es que tienen ya 30 aeropuertos interesados en su sistema, entre los que se encuentran el de París, Dallas, San Francisco, Doha y Hong Kong, entre otros. Sus esfuerzos este año irán centrados en visitar estos aeropuertos para poder cerrar contratos comerciales en firme más allá de los proyectos en marcha que ya tienen en España, Holanda y Francia.

Piensan facturar entre 300 y 350 mil euros en 2017 y contratar personal para alcanzar unos 10 empleados en plantilla. Y es que ya lo dice el refrán:

“Anda despacio si quieres llegar lejos”.

Y tú, ¿aún piensas que en España no tenemos emprendedores de lujo?

El autor del contenido es

Laura López Basulto

¡Es tu turno! Opina y deja tu comentario