Panda, pingüino y colibrí: entender el zoo de Google

Por | 2014-07-03T22:07:37+00:00 julio, 2014|Marketing digital|

Google continúa en el puesto número 1 de buscadores y sabe que ese estatus pasa por mantener la calidad de las búsquedas, es decir, que la experiencia del usuario sea realmente positiva y se  le ofrezca  justo lo que busca y no otra cosa.

Con esa intención, modifica periódicamente el algoritmo que determina sus resultados de búsqueda, volviendo locos a los expertos en SEO (y, por qué no decirlo, a las agencias consultoras de Social Media Marketing), ya que las estrategias y acciones que resultaban eficaces ayer pueden dejar de serlo e incluso ser “penalizadas” (convirtiendo algunas páginas en invisibles).

Con Panda, adiós a la mala calidad. Bienvenidos a la relevancia.

El objetivo de este filtro, introducido en febrero de 2011, era limpiar el ranking de posicionamiento de sitios de baja calidad para la búsqueda, con contenido poco relevante para el usuario. Los más afectados fueron los que tenían contenido duplicado, los que publicaban contenidos de otras fuentes digitales o los que utilizaban granjas de enlaces (plataformas dedicadas a la venta de hipervínculos).

Pingüino o la desaparición del webspam

El nuevo cambio de algoritmo llegó en abril de 2012 bajo el nombre de Penguin (pingüino). Centraba su atención en el exceso de palabras clave, los enlaces a webs de baja calidad o de contenido no relacionado y cualquier práctica maliciosa de los especialistas SEO encaminada a colocarse en los primeros puestos del ranking de resultados de forma artificial y rápida.

Colibrí o Hummingbird: búsquedas más complejas

En septiembre de 2013 se produjo el cambio de algoritmo más drástico desde Caffeine en 2010: Hummingbird. Más que una vigilancia en las prácticas de posicionamiento es una notable sofisticación del funcionamiento de Google, ya que ahora es capaz de entender las relaciones semánticas de una oración completa, ofreciendo resultados precisos a consultas más complejas del tipo “cuál es el restaurante más barato de Toledo”.

Una mejora más en la calidad de las búsquedas es el Consumer Rating Annotations, lanzado por Google hace unos días en Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, y que se irá introduciendo paulatinamente en la red. Con esta nueva práctica el empresario podrá incluir debajo del título de la página y la URL la valoración de 3 factores claves para su negocio, lo que será fundamental para su posicionamiento y segmentación, ya que según el target al que se quiera dirigir subrayará unos u otros.

Y para terminar, el lanzamiento de Universal Analytics ya es oficial. Se trata de un esquema de medición nuevo basado en el usuario, una forma distinta de recoger y organizar datos en nuestro Google Analytics. Recopilará información de cualquier dispositivo digital, se podrán crear métricas exclusivas e incluir datos recogidos en otros sistemas (incluso offline), entre otras funcionalidades.

Estos no serán los últimos cambios que Google realizará, así que habrá que seguirlos de cerca si queremos obtener buenos resultados de posicionamiento. Mientras, podemos seguir creando contenidos de calidad, originales y útiles para el usuario. Eso, casi nunca falla. ¿O sí? ¿Ha visto su web como, repentinamente al haber una actualización, ha perdido su posicionamiento? O, lo que es peor ¿ha sido penalizado por el buscador?

 

El autor del contenido es

Laura López Basulto

¡Es tu turno! Opina y deja tu comentario